Archivo de la categoría: Supera tus miedos

La ansiedad por evitación y el fracaso sargeístico

Hay un problema grave en mi opinión que sucede con las personas que dejan de sargear. Esas personas se hacen muchas pajas mentales y tienden a abandonar el aprendizaje de la seducción porque no aguantan mentalmente las dificultades que plantea. Durante mucho tiempo he debatido con compañeros míos acerca de este problema que sucede yo diría al 80 por ciento de la gente, sin exagerar. Siempre hemos dicho que se trata de personas que, sin ánimo de ser pedante, son débiles de mente, en el sentido de que no toleran el sufrimiento que plantea el aprendizaje. Hay un sufrimiento normal que es el miedo al rechazo, el miedo a hacer el ridículo o el miedo a pasar vergüenza, etc. Todo eso es normal y todos pasamos por ello. Pero evidentemente hay una manera de enfocar esa situación. Puedes exagerarla y tender a pensar que todo eso solo te sucede a ti que tienes mucha mala suerte, que eres un negado, etc. Ese tipo de pensamientos negativos. O puedes simplemente pensar que todo en la vida cuesta y lo bueno cuesta más. Estoy resumiendo mucho pero creo que te das cuenta de las dos tendencias que puedes tener a la hora de afrontar la situación.

Pues bien, nosotros siempre decíamos que las personas que dejan el sargeo prematuramente sin conseguir sus objetivos tienden al primer grupo, lógicamente. Y siempre describíamos el síntoma; que no quieren pasar por el sufrimiento obligatorio, que no asumen que mejorar en la seducción cuesta y que no pueden pedir tener éxito o llevarse las mujeres a la cama sin sufrir antes. Siempre hemos descrito el síntoma y no la causa. Pero recientemente he estado leyendo un libro sobre lo que se conoce como terapia cognitiva, que es un tipo de terapia que se inventó en los años 50. Se centra en hacer terapia a las personas que tienen problemas psicológicos basándose en el paradigma o idea de base de que procesan la realidad de una manera distinta a lo que consideramos normal. Se supone que el 99 por ciento de las personas que no tenemos un síndrome psicológico vemos la realidad de una manera muy concreta y afrontamos las situaciones de una manera homogénea. Y eso la mayoría de los casos lleva a que superamos las dificultades o como mínimo aprendemos a vivir con ellas. Pues bien, en el caso de los problemas cognitivos o problemas al procesar la realidad, las personas experimentan dificultades para salir adelante porque interpretan lo malo que les pasa de un manera muy exagerada. Como dice la Wikipedia “El postulado central de la terapia cognitiva es que los hombres sufren por la interpretación que realizan de los sucesos y no por estos en sí mismos “. Para resumirlo mucho lo que sucede es que sufren demasiado por lo que les pasa. Eso les lleva a que las vicisitudes de la vida y las dificultades que experimentan les hunden, y acaban teniendo una calidad de vida muy baja. Como dicen en psicología clínica, lo que les pasa es que no pueden llevar una vida normal. No llevan la vida que lleva el 99 por ciento de la gente que no tiene problemas cognitivos.

El fenómeno de los problemas cognitivos puede ser en muchos casos una enfermedad. Una enfermedad que conviene tratar con un psicólogo o con un psiquiatra. Pero no quiero entrar en eso. Para lo que nos interesa basta con saber de qué se trata, y que puede ayudarnos a interpretar lo que pasa a aquellos que fracasan en el sargeo. No me interesa entrar en si la persona tiene un problema que haya que tratar o no, lo que me interesa es hacer un paralelismo con lo que se llama el trastorno de ansiedad por evitación. Hay muchas enfermedades que tienen como causa los problemas cognitivos. Que pueden ser por ejemplo el trastorno obsesivo compulsivo, el trastorno narcisista, y el trastorno de ansiedad por evitación (TPE), etc. Simplemente te hago una mención de los trastornos más conocidos.

En cualquier caso las personas que tienen el trastorno de ansiedad por evitación experimentan dificultades para afrontar las situaciones normales de la vida. Situaciones que plantean un reto mental, un esfuerzo ante la adversidad. Podemos estar hablando de cosas muy nimias como por ejemplo entrar a hablar con un grupo social desconocido, conocer gente nueva, afrontar una entrevista de trabajo, etc. Aparte de eso, las personas que tienen el trastorno de ansiedad por evitación también tienen un problema para entrar a valorar sus propias emociones y ser sinceros consigo mismos en lo que les sucede. Estas personas adoptan la estrategia inconsciente de evitar las situaciones de riesgo o situaciones de adversidad con el fin de que se solucionen por sí solas. Hablando claro, inconscientemente piensan que si evitan enfrentarse a los problemas se van a arreglar por sí solos. Evidentemente es una idea irracional, es un comportamiento irracional del que esa persona no se da cuenta. Porque como digo es un comportamiento inconsciente, el individuo no sabe que está pensando eso, literalmente.

Esto entraña un problema grave, porque los problemas evidentemente no se solucionan solos. Con lo que pueden llegar a vivir aislados del mundo, sin tener amigos, pueden tener dificultades para encontrar trabajo, etc. Pueden experimentar muchas dificultades porque no solucionan su situación, con lo cual si no afrontas pequeños problemas eso puede derivar en grandes problemas. Insisto, no quiero decir que las personas que dejen el sargeo tengan un trastorno de ansiedad por evitación y que estén chalados. Solo digo que nosotros en su momento interpretamos que lo que pasaba con estas personas es que no quieren afrontar la realidad. Y la descripción que da el manual de psicología cognitiva sobre lo que sucede con los enfermos encaja con los problemas que experimentan aquellas personas que fracasan en el aprendizaje de la seducción. Me refiero concretamente al libro de Aaron T. Beck “Terapia cognitiva de los trastornos de la personalidad”. Por trastornos de la personalidad entendemos las enfermedades que te he mencionado antes, como el trastorno narcisista o el trastorno de ansiedad por evitación. En este libro se hace una lista de las “distorsiones cognitivas”, como llaman ellos, en las que caen los que sufren este problema. La lista es la siguiente:

  1. La crítica o la desaprobación lo hieren fácilmente.

  2. No tiene amigos íntimos o confidentes (o sólo tiene uno) que no sean parientes de primer grado.

  3. No está dispuesto a involucrarse con personas a menos que esté seguro de que gustan de él.

  4. Evita las actividades sociales o laborales que suponen un contacto interpersonal significativo; por ejemplo, rechaza una promoción que aumentará las exigencias sociales.

  5. Es reticente en las situaciones sociales por temor a decir algo inadecuado o tonto, o a ser incapaz de responder una pregunta.

  6. Teme que lo perturbe un acceso de rubor o llanto, o mostrar signos de ansiedad frente a otras personas.

  7. Exagera las dificultades, los peligros físicos o los riesgos potenciales que supone hacer algo común pero que está fuera de su rutina; por ejemplo, cancela planes sociales porque prevé que el esfuerzo de llegar al lugar lo dejará exhausto.

Como ves estamos hablando de problemas graves que dificultan mucho la vida. Especialmente esta descripción se centra en problemas con las relaciones sociales. Puede parecerte muy exagerado relacionar esto con las personas que no tienen éxito sargeando, pero como he dicho antes se trata de un paralelismo. Viendo los problemas graves de estos enfermos podemos ver con claridad el mecanismo de evitación y lo que es más importante, el por qué de la actitud evitativa de muchos fracasados sargeísticos. Especialmente me gusta la descripción de Karen Horney sobre los que sufren trastorno de ansiedad por evitación (TPE): “Existe una tendencia general a suprimir todo sentimiento, incluso a negar su existencia “ Y eso es lo que hacen los fracasados sargeísticos, no quieren afrontar sus sentimientos, no quieren sentirse frustrados, no quieren reconocer que les da vergüenza una situación, no quieren verse ridiculizados por otros.

Pienso que lo que les pasa en el fondo es que tienen un problema al gestionar su ego. En muchas escuelas de seducción se ha dicho que el ego es la mayor causa de la ansiedad al abordaje, por ejemplo RSD. Creo que el amor a su autoimagen perfecta les impide reconocerse en una situación de debilidad, sufren demasiado por el hecho de ver desmontada una imagen de “normalidad” en su mente. Esto que digo es una hipótesis, la otra es que simplemente son débiles y sufren demasiado, punto. Sufren mucho y no lo soportan, verse ridiculizados o rechazados los desola. Es una interpretación que hago de las expresiones que he visto en compañeros que me han transmitido su tristeza al verse rechazados, compañeros que finalmente lo han dejado. Lo curioso de muchos de ellos es que no me han dado motivos o razones para abandonar, simplemente han pasado de salir a sargear y ni siquiera han abordado el tema. Lisa y llanamente no dicen nada, dejan de salir y ya está, y cuando hablas de sargeo terminan evitando el tema. Solo les he visto hablar de sus sentimientos en el mismo momento en que son rechazados y se agobian por ello, con una expresión casi de desesperación.

Como dicen los psicólogos, todas las personas experimentamos pensamientos irracionales o manías, pero nos damos cuenta de lo que son y seguimos con nuestra vida. Las personas normales pueden tener pensamientos obsesivos, de evitación o narcisistas, etc. Pero eso no las hace enfermas, en general se piensa que una persona está enferma cuando no es dueña de ellos, cuando no los puede dominar y tiene tal cantidad de pensamientos, que no puede llevar una vida normal. En el sentido de que no puede encontrar trabajo, tener pareja, amigos, etc. Así que es perfectamente posible para una persona sana tener pensamientos o conductas de evitación. Eso no la hace enferma, solo hace que tenga que replantearse las cosas y pensar de otra manera; y en el caso del sargeo, solo hace que tenga que dejar de ver su sufrimiento como algo excepcional y que lo degrada como persona. Tiene que empezar a verlo como algo normal que hay que aguantar para triunfar.

Abrir para no tener miedo

A veces lo que realmente necesitas es hacer frente a tu miedo para descubrir que en realidad no había nada que temer. Además, cuanto más rompes tu resistencia, más oportunidades vas a crear para ti mismo y más a gusto te vas a sentir saliendo de tu zona de confort.

A mi me ha pasado muchas veces. lo que en realidad sucede es que antes de abrir estás mirando el set, estás mirando la chica que quieres abrir y te montas la película, exagerando la gravedad del miedo que sientes. Y es que tienes que tener en cuenta que cuanto más tardas en abrir más ansiedad generas y más te va costar abrir. Es una cuestión puramente mental, en realidad es un poco tonto porque te das cuenta de que es una tontería. Incluso a veces haces el idiota y abordas objetivos que en realidad no quieres. Es lo que me pasaba al principio y durante bastante tiempo. En vez de acercarme a las tías que estaban realmente buenas, digamos a los dieces o a los nueves, lo que hacía era muchas veces acercarme a tías que eran más bajitas, que eran un poco más rechonchas, pero que yo sabía que me iban a gustar igualmente. A lo mejor no igual que el nueve, pero si que quizás me hacía un poco el peso. Incluso en algunos casos me parecía más atractiva que el nueve. Porque me ponía más cachondo o por la razón que fuera. Entonces lo que sucedía era algo gracioso, te acercabas, le hablabas y la tía pasaba de ti desde el primer momento, y encima con un gesto brusco o con un comentario maleducado. Así que se te queda cara de tonto. Y te paras a pensar: -¡Joder, para recibir esta reacción para eso voy y me acerco a la que está realmente buena!

E incluso un amigo mío ha tenido la teoría de que me autoconvencía para decir que ya me estaba bien una mujer no gorda, pero rechonchilla. En algunos momentos en la discoteca me di cuenta de que en muchos casos eso era verdad. Sí que tengo que decir que mis listones son un poco más bajos en el sentido de que me gustan tías que son un poco rechonchas. Pero a veces cuando estaba en la discoteca me daba cuenta de que me gustaba mucho mucho una tía que era más alta, más esbelta. Y me daba cuenta de que me cagaba. Porque temía más la posibilidad de que me rechazase. Es decir, lo que vengo diciendo desde el principio de este artículo, te montas la película y exageras el dolor que vas a sentir a la hora de ser rechazado. Y cuando reúnes coraje y abordas, incontables veces al ser rechazado te es igual. Te das cuenta de que su reacción simplemente te resbala, o no te resbala pero si te parece que el sufrimiento que sientes es muy bajo en comparación con lo que tú habías proyectado en tu mente.

Así que como digo, cuando tengas miedo reúne el coraje posible, abre y te darás cuenta de que el sufrimiento al que tenías tanto miedo no es tan grande. En realidad la clave de toda la cuestión de la seducción está en tu mente. El problema es que por mucho que lo hayan dicho miles de maestros de seducción y por mucho que se repita en muchos libros el único que va hacer realidad eso en tu mente eres tú, y lamentablemente me doy cuenta de que es muy difícil conseguirlo. Es así de triste. Pero por mucho que un maestro haga para que el alumno se dé cuenta de que la clave de todo está en su mente, el único que tiene la llave es él mismo. Es algo difícil de explicar, yo en mi caso consigo darme cuenta de que todo depende de mi cabeza haciendo una reflexión profunda dentro de mi. Intento aislarme de las sensaciones que vienen del exterior y sentir que esa idea es real. No se trata sólo de pensar, no se trata sólo de albergar esa idea en tu mente, se trata de sentir que es cierto. De llegar a la certeza incontestable de que eso es así. Así que trata de cambiar el chip, intenta sentir, no pensar.

Me da vergüenza hablar con mujeres

La vergüenza al hablar con mujeres no tiene por qué ser una patología, si estás pensando en eso a la hora de interesarte por lo que te sucede te sugiero que no precipites los acontecimientos. En este artículo voy a hablar de algo que es muy normal y muy común, no de una patología que se conoce como Venustrafobia o también caliginefobia. En otro artículo de esta web he hecho referencia anteriormente a esta patología o problema, haciendo lo mismo que haré aquí, que es recomendarte acudir a un psicólogo o psiquiatra si crees que te aqueja ese trastorno. En cualquier caso, como otros problemas psicológicos, la Venustrafobia afecta en diferentes medidas a cada persona. He conocido casos de personas que tenían un poco de miedo a hablar con mujeres hermosas, o incluso mujeres simplemente guapas, y lo han acabado solucionando. No acudiendo a un profesional sino afrontando el tema y dedicarse a hablar con cuantas más mujeres mejor.

Y de eso es de lo que voy a hablar, como hablar con cantidad de mujeres y progresivamente perder la vergüenza con ellas. Es algo que requiere esfuerzo y dedicación pero que se puede conseguir con magníficos resultados. El tiempo que tardes en conseguir el éxito depende de ti, pero no te voy a engañar, y por lo general en menos de un año no se consigue superar el problema. Primero de todo porque depende de varios factores, uno de los cuales es el éxito que tengas con ellas. Ver que es posible ligar con chicas da mucha seguridad en uno mismo, pero claro está, para empezar a tener resultados hay justamente que echarse para adelante y ponerle morro, algo que justamente te falta cuando empiezas a luchar contra tu vergüenza con las mujeres.

Me da vergüenza hablar con mujeres, pero tengo fuerza interior

Lo que quiero decir con esto es que en los primeros pasos de tu andadura hacia el dominio del problema los tendrás que dar a pesar de la vergüenza. Me explico, a pesar de que sientas vergüenza y eso te paralice, tienes que sacar fuerzas de donde sea paro caminar hacia la chica y abordarla lo mejor que puedas. Esto se trata de un proceso progresivo, y al principio iremos por lo menos complicado, que es moverte. Simplemente planteate eso, dar unos cuantos pasos hacia una chica. Si te quedas por el camino no pasa nada. A la siguiente vez ya lo conseguirás. Si tienes que repetirlo cien veces lo haces, y te aseguro que a la larga no te quedarás a medias y al final hablarás con ella, aunque sea para pedirle la hora.

Se trata de ir subiendo una escalera imaginaria, pero lo que más le cuesta a la gente que enseño a abordar chicas es el primer paso. Es donde se quedan paralizados. Por un motivo muy sencillo, porque al inicio están quietos, con la chica todavía por abrir, y eso les da tiempo a pensárselo cien veces. Y cuanto más tiempo te lo piensas más vergüenza generas y más te cuesta abrir, es un cículo vicioso. Incluso hay casos en que como te dije antes la vergüenza se apodera de uno y no le deja mover las piernas, otros pueden hasta temblar un poco. Por eso digo que hay que sacar fuerzas, luchar contra lo que literalmente tu cuerpo te intenta alejar, es como nadar en contra de la corriente de un río.

Otra cosa, a partir de ahora no repitas en tu mente “me da vergüenza hablar con mujeres” porque eso empeora las cosas. Es algo que ya se descubrió hace tiempo en la PNL, y además es de sentido común en cualquier disciplina de psicología. Es un automensaje nocivo, porque programas tu mente para sentir aún más vergüenza a medida que tienes que abordar una mujer. Por el contrario, tienes que darte mensajes positivos y decir algo así como lo que sale en el credo de Mad Dash. O algo del estilo de: “Cada vez que me acerco a una chica estoy mejorando como persona”. Son frases que te ayudarán a liberar la mente y crear nuevos caminos en el cerebro, como dice Ross Jeffries, experto en PNL y seducción “solo creamos nuevos caminos en la mente sintiéndonos bien”.

Me da vergüenza hablar con mujeres, recursos

Puedes encontrar muchos recursos de ayuda tanto en Internet como videos y libros. Hay muchos libros y videos sobre seducción, tanto de pago como gratuitos. En el canal de Youtube de Modoimpacto puedes encontrar videos con consejos sobre como abordar a una mujer y como superar tus miedos. Entre los videos de pago están los videos de Ross Jeffries como “Fear into Charisma (del miedo al carisma) o “Psychic Influence” o los videos y audios de Hypnotyca, experto en juego interno de los Estados Unidos.

Pero uno de los videos que te ayudarán mucho a ganar confianza en ti mismo son los de DavidX, otro experto en seducción. Busca la serie de videos “Be Rlentless (sé imparable)” donde podrás ver su lenguaje corporal y su manera de hablar, que demuestran que el tipo está seguro de si mismo. La seguridad en ti mismo es clave para que superes tu vergüenza a hablar con chicas.

Dentro de los audios puedes encontrar audios de Ross Jeffries como el “Unstopable confidence (Seguridad imparable) o el audio Abre sin miedos que encontrarás en esta misma página web de Modoimpacto, en la sección tienda. En este audio resumo años de reflexiones y trucos que he ido probando a lo largo de mi proceso de aprendizaje y mejora con las mujeres. Encontrarás ideas muy novedosas que aplican muchos campos del conocimiento y la autosuperación como la Filosofía, el Tai Chi, el Yoga y la meditación profunda.

En cualquier caso está claro que todo esto no te servirá de nada si no empiezas a afrontar el asunto, sal a hablar con chicas, tanto en la calle como en las discotecas. Ya sé lo que me vas a decir, en la calle te da mucha más vergüenza que en la discoteca, pero eso solo son creencias limitantes, a la larga te darás cuenta de que es mucho mejor hablar con las chicas muy hermosas en la calle que en la discoteca o el bar.