De qué hablar con las mujeres

Muchos hombres no saben de qué hablar con las mujeres, no saben cuales son los temas de conversación más adecuados para proponer a una mujer. El noventa porciento de los hombres tienden a hablar de temas poco trascendentes para ellas. Es normal de todas formas, que pensemos que al acabar de conocer a una mujer lo más normal sea hablar de cosas cotidianas como de dónde es, dónde trabaja, etc. El problema es que todos los otros tíos hablan de esas mismas cosas con ellas, con lo que están hartas de esos temas y se aburren. Las mujeres no son como los hombres, no se fijan tanto en el físico, le dan más importancia a las emociones y a los estados de ánimo. Buscan que les hagas sentir de una manera concreta. Por ejemplo les gusta que las hagas reír, que las hagas experimentar emociones nuevas y fuertes, etc.

En relación a los temas de conversación, es normal por tanto que ellas prefieran temas que son relevantes para ellas desde el punto de vista emocional. Temas como relaciones humanas, sentimientos, experiencias de la vida. Este tipo de temas tienen mucho más interés para ellas si los relacionas con situaciones de su vida cotidiana. Es mejor hablar de relaciones que hayas tenido tú y tengan puntos de conexión con relaciones suyas, por ejemplo. Un ejemplo claro de relaciones que les interesan son las relaciones de pareja. Evidentemente cuando las acabas de conocer no les vas a preguntar sobre su vida sentimental. Pero en momentos más avanzados de la conversación, cuando estáis más a gusto hablando, si que le puedes hacer preguntas genéricas sobre el tema, con lo que si lo has hecho bien acabará abriéndose y hablando de cosas suyas. Para lograr que ella se abra, puedes hablar de una relación que hayas tenido tú, pero siempre procura que la moraleja de la relación sea algo positivo o que hable bien de ti. De paso te digo que una de las fases de la conexión emocional más relevantes es cuando ella se abre como una flor y cuenta sus sentimientos, sus expectativas en la vida, los logros que quiere conseguir, cómo ve ella las relaciones humanas, etc.

Pero al principio de la conversación esto no va a suceder, ella no se va a abrir con un desconocido, así que debes entrar en su mundo con las emociones más genéricas y más agradables para todo el mundo. Hablar de temas intrascendentes y positivos. El caballo de Troya más efectivo que tienes es el humor. Para hacerla reír hay muchas cosas de las que puedes hablar, puedes hacer broma de la discoteca o bar donde estás por ejemplo. Incluso te puedes inventar una historia sobre algún camarero friki que conoces y que trabaja allí. Recurrir a historias inventadas es un gran recurso. Puedes prepararte historias en casa o inventártelas sobre la marcha. De historias preparadas puedes encontrar muchas en Internet. Si no te las puedes inventar tu mismo en casa. Si quieres inventar historias sobre la marcha asegúrate de que dices las cosas adecuadas, el problema de improvisar sobre la marcha es que puedes decir cosas que te hagan quedar mal y te resten valor. Asegúrate de que las historias den una imagen de ti de tío alegre, que tiene amigos y familia, que se preocupa por sus seres queridos, que es una persona segura de si misma, valiente, y sobre todo que es optimista. Erik Von Markovik, alias Mystery, tiene muchas historias por el estilo.

Más temas de los que puedes hablar son los que nos relata Juggler. Hace una lista de temas en la que incluye relaciones humanas, artes, conciertos y eventos en directo, libros, animales de compañía, fitness y viajes. A todo el mundo le gusta viajar después de todo. No propongas estos temas de manera monótona, por ejemplo si hablas de libros no le preguntes qué libro se está leyendo y ya está. Y vigila el tema de que hablan los libros. No le digas que te estás leyendo un libro de informática o de coches. Puedes empezar la conversación diciéndole que te estás leyendo el libro de Nuria Roca, que se llama “Sexualmente”. Y le dices que hay una historia graciosa que explica ella sobre su novio. Además te da pie a hablar sobre sexo.

Hay temas que son más bien tabú, como lo de los ordenadores o los coches que te he dicho antes. No le hables de profesiones aburridas. Si eres contable, informático o mecánico de coches, le dices que lo eres pero no te extiendas sobre ello. También puedes inventarte una historia sobre tu profesión pero que sea divertida y amena. Lo primordial al hablar con una chica es que los temas se relacionen con cosas de su interés. Emociones sobre todo, que lo que le digas le haga sentir risa, rabia, tristeza, alegría o lo que sea. Es importante meterla en una montaña rusa de emociones. Evidentemente las emociones negativas tienes que durar poco, si la haces enfadar que cambie su estado en lo más breve posible.

Leave a Reply