El flipado que se cree alfa

Como sabemos en el mundo del sargeo hay gente que es experta y hay gente que está empezando. Hay gente sin embargo, que está en medio. Como sabes a los que ya llevan mucho tiempo sargeando y tienen mucha experiencia les llamamos PUA’s, Aven, o machos alfa. En cambio a los que empiezan a sargear normalmente se les llama estudiantes, aprendices, principiantes, o incluso cuando son muy pardillos se les llamaría directamente a AFC’s o fruscos. En mis años de Sargeo he visto muchos tipos de personas que se dedican a esto. Y como puedes comprender en el cómo se comportan se ve su personalidad y su visión del juego. Esto es normal, pasa como en cualquier campo de la vida, según como la persona afronta esa situación y según como se expresa en torno a ella te das cuenta de cómo es y cómo ve esa misma situación. En el caso de los que están empezando muchas veces me dado cuenta de que algunos son unos flipados directamente.

Podemos distinguir dos grupos de flipados, los “normales” y los frikis. El mundo del sargeo se presta a que se involucre mucha gente rara, extraña y con problemas psicológicos. Si te fijas es normal que le interese a mucha gente que no tiene amigos, y mucho menos novia. El problema es que mucha gente que es friki, que son marginados sociales, que tienen problemas psicológicos y de comunicación se meten en esto pensando que van a conseguir muchos resultados. Y son tan frikis y tan raros que no son conscientes de que son unos principiantes y unos panolis. Se meten a sargear y esperan tener resultados en seguida y con muy poco esfuerzo. Lo peor de todo es que dan una vuelta de tuerca, que van más allá, no analizan su propia situación. No se paran a pensar en qué fase están, ni en qué tipo de lenguaje corporal y verbal tienen. No se dan cuenta de que tienen un lenguaje corporal pésimo. Ni se dan cuenta de que están empezando y que son muy raros, que las mujeres los miran con cara alucinada. Este sería el primer caso de lo que yo llamo los frikis.

Después tenemos el caso de gente “normal”, que no tiene problemas psicológicos, o que no son raros o marginados sociales. Tienen sus amigos, su trabajo normal y salen de copas con ellos o con colegas del trabajo, y tienen una relación normal con su familia. Y quizás puede que sea por esta misma “normalidad” que también caen en el error de no analizarse y de no investigar cuál es su estado psicológico, si son personas fuertes o débiles mentalmente, ni qué habilidades sociales tienen. Parece como que el hecho de saber que llevan una vida normal les impida ver sus errores. Parece que simplemente por llevar una vida normal no tienen ningún defecto. En ese caso caen también en el error de no analizarse a sí mismos, no saben en qué fase del aprendizaje están, no saben qué tipo de lenguaje corporal tienen, ni qué reacción tienen las mujeres ante ellos. Creo que lo hacen porque son unos ególatras. Es decir, caen en el error narcisista de creerse que todo está bien y que simplemente tienen que practicar y que con salir y decirle cuatro cosas a las chicas van a conseguir algo. Como sabes el narcisista es aquel que directamente se ve a sí mismo como una persona perfecta. Guapa, alta, lista, inteligente, buena persona. Y se piensa que no tiene ningún tipo de defecto que corregir. Es un error bestial.

Puedes intuir en qué se traduce toda esa situación. Tanto para los frikis como para los narcisistas se traduce en que no van a progresar. Simplemente. Es evidente que si te crees que no tienes la rueda del coche pinchada no vas a parar en la cuneta para cambiarla. El problema es que vas a hacer cientos de kilómetros con la llanta desnuda. Conozco el caso concreto de un tío que sargeaba conmigo, era un chico normal que tenía su trabajo, se había sacado una carrera, era inteligente, etc. El problema es que él lo sabía. Tenía una buena relación con su familia y además había tenido o dos o tres novias. Es lo que podríamos llamar un tío con una vida normal, amigos, familia, trabajo, etc. Yo creo que esto le permitía pensar que era cojonudo, que simplemente por salir y decirle cuatro cosas a las mujeres iba a tener éxito. Incluso caía en el error tan grande de despreciar el mundo de la comunidad y el mundo del sargeo. Era un amigo personal mío y yo le expliqué cómo era este mundillo. Al tío le interesó pero siempre lo veía como una cosa de frikis. Pensó que simplemente iba salir conmigo para que le diese cuatro consejos y él con su gran personalidad y cuatro frases iba a triunfar. Su perfil psicológico era un poco narcisista, y al ver que tenía carrera, que le han dicho que es inteligente y que ha leído muchos libros, inconscientemente cae en el error de creer que no tiene la necesidad de autoanalizarse. Se cree que todo está bien. Me atrevería a decir que tiene incluso miedo a descubrir defectos en sí mismo.

Hay gente que tiene este problema, tienen miedo a hacer autocrítica y afrontar sus sentimientos. Es lo que se llama trastorno de ansiedad por evitación. Son personas que no quieren entrar a analizar sus sentimientos, no quieren analizar sus problemas porque inconscientemente piensan que si no los analizan se solucionarán solos. Sufren mucho al verse a sí mismos con dificultades. Si te das cuenta el narcisista tiene ese punto en común con las personas que tienen el trastorno de ansiedad por evitación. Los narcisistas basan su personalidad en ser muy guapos, mejores que los demás, más altos, más inteligentes, si ven que tienen algún problema o algún defecto sufren. De ahí su falta total de autocrítica. No digo que tengan ese trastorno pero sí ese punto en común con él.

La realidad es que cuando salía las mujeres pasaban de él. En sus interacciones con ellas ponía cara de pardillo y se veía su ansiedad por ser aceptado. Parecía un militante del PP (un pepero decimos en España) por cómo se vestía, iba con unas gafas de pardillo alucinantes y cuando hablaba con las mujeres tenía un lenguaje corporal pésimo. Se le veía muy débil y tendía a inclinarse hacia la chica esperando que le aceptase. Tenía muchos defectos, a lo mejor él interiormente se veía como una persona segura de sí misma y cojonuda, pero la realidad era que externamente cuando estaba con mujeres su aspecto era totalmente de frusco y de inseguro. El problema es que él no se veía como una AFC, primero porque había despreciado el mundo de la comunidad y no lo había entendido muy bien. Para él el concepto de AFC es el friki, y no es así. Como ya he dicho en otro artículo, los frikis son AFC’s pero no todos los AFC’s son frikis. Hay personas normales que son unos chodes y AFC’s o fruscos, lo que se puede traducir por panoli. Como digo si tienes esta visión de ti mismo es muy difícil que corrijas tus errores.

Incluso hubo un caso extremo en que el tío se había hecho una foto con unas brasileñas que lo trataron de pardillo. Era un tío con cosas ambivalentes, porque por una parte su lenguaje corporal era pésimo pero por otra sabía hacer Kino muy rápido porque no reprimía sus instintos sexuales. Así que se dio la circunstancia de que estas brasileñas no sabían si pasar de él. Lo veían como un primo pero les gustaba que fuera lanzado en el Kino. Así que le daban una de cal y otra de arena. Las mujeres lo hacen mucho, es una forma de ponerte a prueba. Cierran una puerta pero te abren otra para ver si realmente eres un tío alfa o un gilipollas. El tío se hizo una foto con la brasileña y en la foto parecía un militante del PP, pero peor que el pequeño Nicolás (un pepero famoso últimamente) y con una cara de inocente alucinante. Él me enseñó la foto y me decía: -¡yo no soy un chode, que aquí salgo bien! Y yo pensaba: -¿pero qué estás mirando?

Al final perdió a la tía, el problema es que al creerse que las mujeres le tienen que hacer caso porque es él se agobia mucho más y se enfada incluso. El problema es que cuando yo le quería explicar las circunstancias por las que él había fallado no le podías decir que era un panoli. No le podía decir que en realidad tenía cara de pequeño Nicolás. E incluso desarrollaba un problema cognitivo porque aunque tú le dijeras lo que había sucedido le entraba por una oreja y le salía por la otra porque pensaba que el mundo de la seducción es de frikis y que los pocos consejos que podías dar no eran muy relevantes.

Con el tema del otro grupo que mencionaba antes de los frikis pasa lo mismo, no analizan su situación porque simplemente los frikis tienen unos problemas cognitivos alucinantes. Problema cognitivo quiere decir que no sabes interpretar la realidad que estás viendo. No la procesas. Así que interpretas las cosas totalmente al revés. Es lo que pasó con un friki que conocí, me dijo que iba a abrir un set de dos mujeres. Entró, habló un poco con ellas y me metió a entretener a la amiga. Nada más entrar yo y saludarla me dice que ya está, que nos vayamos. Y él en su mente pensaba que había tenido una interacción sólida. Está claro que nunca vas a progresar si piensas que eso está bien y no te dejas aconsejar por otro.

Con él pasó algo curioso, con muchos rodeos y mucho tacto le di a entender que era un frusco, y que tenía que esforzarse mucho para cambiar. Se quedó mirando al vacío con cara de sorpresa y dijo: -¡Es verdad soy un AFC! Y me miró con la cara iluminada por haber tenido una epifanía. Si después de varios años que llevaba metido en la Comunidad no se había enterado de eso mal iba. Lo que quiero dejar claro es que es importante hacerse autocrítica y ser sincero con uno mismo. Si te dedicas a salir y gastar tiempo y dinero en interacciones inútiles, no vas a mejorar nunca si no te das cuenta de ello. No vas a saber donde está el problema. Así que antes de nada haz una exploración sincera de tu situación y tu forma de ser y a partir de ahí toma medidas. Si te esfuerzas y sales mucho puedes conseguir triunfar y dejar atrás al AFC que llevas dentro.