Las creencias limitantes


¿Qué son las creencias limitantes?

 

 

Las creencias limitantes son el conjunto de ideas que te frenan. Son ideas negativas, basadas en un concepto erróneo de la realidad y de ti mismo. No te preocupes si te pasa esto, a la mayoría de la gente le pasa. No solo en el campo de la seducción, sino en muchos aspectos de la vida, como por ejemplo la idea de emprender, o la idea de buscar trabajo. Hay mucha gente que cree que no es lo suficientemente adecuada para el puesto al que opta, o que no tiene el talento suficiente para poder crear su propia empresa.

En el campo de la seducción, lamentablemente, las creencias limitantes son muy patentes. De hecho la mayoría de la gente que necesita clases de seducción acude a ellas porque de uno u otro modo tiene creencias limitantes. Son ideas del tipo “no me hará caso”, “soy feo”, “es demasiado guapa para mi”, etc. Su origen puede estar tanto en una baja autoestima como en la propia sociedad. Los que tienen este tipo de creencias no son necesariamente personas sin autoestima, sino que simplemente han ido adquiriendo el marco que nos va instalando la sociedad a medida que crecemos.

Origen de las creencias limitantes

Así que no debes tener complejos si te pasa esto, de hecho son pocos aquellos que no tienen creencias limitantes. Es un problema fácil de solucionar. Estas creencias, como digo, tienen un doble origen, de un lado tu propia manera de ver el mundo, y de otro las ideas que te han inculcado tanto la sociedad como tu entorno familiar. Como debes ya saber, la sociedad crea sus propias maneras de ver el mundo y de pensar sobre nosotros mismos. Por eso crea la cultura y las creencias, religiosas o no. Por un lado estas creencias son necesarias, porque cohesionan la sociedad y nos hace tener comportamientos uniformes. Como decía Stanley Kubrick, la sociedad es todas aquellas cosas que tenemos que oprimir para que los demás se sientan cómodos. Y esa es la cara negativa de las normas sociales. Por un lado son necesarias, como digo, pero por otro son fuente de represión y de malestar para nosotros mismos. Y está claro que hay gente más vulnerable que otra a la presión social. Cuando la presión social nos vence es cuando tenemos creencias limitantes.

Otra fuente de creencias limitantes somos nosotros mismos. Como digo hay quien se ve más influenciado que otros por ellas. Hay gente que es más optimista que otra, y por tanto no tiene tantas creencias limitantes. Ten en cuenta que de eso se trata, de cuál es tu idea de lo que es posible, esa es una de las claves del éxito con las mujeres. Por tanto cuanto más optimista seas, más cosas serás capaz de hacer con una mujer, y más cosas te atreverás a probar para ligar. Si no es el caso, lo que debes hacer es modificar tu modelo de lo que es posible. Debes modificar tu marco. La sociedad crea lo que se llaman esquemas perceptivos, que son modelos de lo que esperas encontrar cada día al salir a la calle. Por ejemplo, no esperas encontrarte a alguien cagando en medio de una plaza pública, o en el mostrador de un banco. De la misma manera que puede que no creas posible decirle a una tía “me pones cachondo, muy cachondo”. Probablemente tu esquema perceptivo te dice que te va a mandar a la mierda, cuando en muchos casos lo reciben de buen grado.

Insisto, cuanto más optimista seas más propenso estarás a creer que es posible decirle eso a una mujer y que no te de una torta (por cierto, las tortas solo las dan en las películas, lo he probado muchas veces y nunca me han pegado) La personalidad optimista es un aspecto del carácter, que muchas veces es innato, pero también puede ser moldeada por la sociedad o por la familia. Es normal que en familias disfuncionales o desestructuradas la persona tenga un concepto bajo de si mismo, y por ende sea pesimista. Es el resultado de ser machacado por una familia desaprensiva o maltratadora, o simplemente una familia donde reina poco la alegría. Este tipo de entornos crean un carácter bajo de moral, porque no fomentan la seguridad, sino que fomentan la angustia y la incertidumbre, con lo que la persona tiende a ser insegura e incapaz de esperar cosas buenas del entorno.

Como ves, hay un doble origen de las creencias limitantes, tanto la sociedad y la familia como nosotros mismos. Sin duda alguna estos dos orígenes se funden, y a veces es muy difícil identificar cual es el origen de determinada creencia. No olvidemos que al fin y al cabo la personalidad se crea decidiendo el individuo qué parte de lo que se le transmita adopta como propio. Hay una parte de libre albedrío en la formación de la personalidad, que sin embargo es ínfima. La mayoría de los aspectos de la personalidad se crean de forma inconsciente, adoptanto los planteamientos sociales y familiares de manera progresiva, sin darnos cuenta.

Pero hay más, usemos el sentido común

 

 

creencias limitantesSin duda alguna hay un tercer factor, a la hora de decidir cual es el modelo de lo que es posible. Se trata del sentido común. Es evidente que difícilmente lograremos sobrevolar literalmente la ciudad en busca de una chica a la que abordar. O que con el solo hecho de sacarnos el pene delante de una chica consigamos que se sienta atraída por nosotros.

¿No?

Una precisión importante a este respecto. Tenemos que usar el sentido común, está claro, pero es muy difícil en ciertas ocasiones discernir qué cosas son de sentido común y qué cosas son normas sociales. Por ejemplo es posible que pienses que es de sentido común que entrarle a una tía diciéndole “me pones cachondo, muy cachondo” hará que ella se enfade. Pues como te digo no suele pasar (Precisión, depende de con qué chicas. Te recomiendo que lo hagas con las más guapas) Aquí entra tu propia capacidad de detectar dónde hay normas sociales y donde no.

Otro aspecto importante respecto a esto es el tema de la lógica. Sentido común puede equivaler a lógica muchas veces, pero no solo se limita a eso. Como te digo hay cosas que consideramos de sentido común, que no son más que normas sociales. La lógica es razonamiento puro y duro. Sin embargo, hay cosas que parecen ilógicas desde nuestro punto de vista, pero para las mujeres no lo son, o a pesar de serlo, ellas actúan de esa manera. Por ejemplo, cuando las mujeres se ponen a llorar sin motivo aparente, de repente, de la nada, cuando el día anterior estaba contenta. Esto se debe en muchos casos a que tienen el periodo, no a la lógica. Pues bien, hay cosas que te parecen ilógicas que pueden funcionar con las mujeres. Porque ellas actúan en muchas ocasiones guiadas por sus emociones. Es el caso de cuando has tenido sexo con ella en tu casa, y al acabar la mandas de vuelta a su casa, sin dejarla pasar lo que queda de la noche contigo. Está dicho y redicho que hacer esto funciona, y es más probable que la vuelvas a ver si haces esto que si no lo haces. No solo lo dicen gurus del sargeo, sino que llega a mencionarse en el libro de Henry Miller “Trópico de Cáncer”. Una novela de 1934 por cierto.

Como ves, el tema del sentido común, o lo que es lógico no es tan sencillo. Debes practicar mucho y sargear mucho para ir calibrando lo que puedes hacer y lo que no. Y con el tiempo te darás cuenta de qué es sentido común y qué es simplemente creencia limitante. Una cosa está clara, en el sargeo hay pocos límites. Debes tener la mentalidad abierta, y creer que casi todo es posible. La mayor medicina contra las creencias limitantes es el optimismo. Lo digo por experiencia, he visto muchas cosas durante todos estos años de sargeo, y te puedo decir que la mayoría me han roto el mundo que había en mi mente. Y no soy el mismo desde que sargeo.

Cómo quitarse las creencias limitantes

Primero de todo si eres un principiante, te será difícil probablemente probar según que cosas, porque no tendrás el valor suficiente para hacerlo. No te preocupes. Es normal que con tus actuales esquemas perceptivos te cueste actuar pese a las creencias limitantes. Estas creencias son una fuerza que bloquea el comportamiento, lamentablemente. Es decir, si te digo que le digas a una chica “bonito culo” probablemente te bloquearás y te será imposible articular palabra. Por eso a veces es necesario hacer ejercicios de cambio de creencias antes de ponerse a probar cosas en el campo.

Los ejercicios que a mi me van bien son los de replantearse las cosas, reflexionar e interiorizar las nuevas ideas. Por ejemplo, plantearse el tema de que a las mujeres no les gusta el sexo, que es una de las más conocidas creencias limitantes. Como debes saber esto es falso, claro está. Pero las implicaciones de esto son desapercibidas a veces. Y teniendo la simple idea en la cabeza de que a ellas les gusta no vamos a decirle a una chica que se venga con nosotros a casa. Todavía tenemos la creencia limitante en nuestra mente.

Por eso tenemos que razonar, decirnos a nosotros mismos: ¿Es real que a una mujer no le guste algo que es placentero? ¿Cómo es posible que no le guste, si además son el único animal del planeta con un órgano específico y exclusivo para sentir placer sexual? Como ves esta es una idea de mucho peso. Las mujeres tienen clítoris, solo para sentir placer, algo que o tiene ningún otro ser vivo en la tierra.

Otra manera de “probar” que sí les gusta el sexo es acudir a experiencias de mujeres. Para ello puedes leer libros, como “Sexualmente” de Nuria Roca, donde nos deja claro que las mujeres les gusta el sexo. O “My secret garden” (mi Jardin Secreto) de Nancy Friday, que es un compendio de fantasías sexuales femeninas. De esta manera irás abriendo tu mente a nuevas ideas e irás dejando atrás las viejas creencias limitantes.

creencias limitantesCuando hayas comenzado a cambiar tu paradigma, empiezas a repetirte día a día las ideas nuevas. Con ello conseguirás ir haciendo espacio en tu subconsciente a estas nuevas ideas, y que sean interiorizadas, sentidas en lugar de pensadas. Ten en cuenta de que las creencias limitantes están muy arraigadas en tu subconsciente, al cual le va a costar dejar de creer en las tonterías que nos ha inculcado la sociedad. El subconsciente acepta lo que se le dice sin cuestionar nada, especialmente en la edad infantil y de crecimiento, por eso la sociedad y la familia consigue modelar nuestro carácter, y nos “socializa”.

Otra manera de luchar contra estas creencias limitantes es la meditación. En un estado de relajación es más fácil que nuestro inconsciente absorba las nuevas ideas y “sienta” la nueva realidad. Te recomiendo que hagas meditación y cuando consigas un estado relajado te repitas las frases positiva que refuerzan tu nuevo marco.

Hay también muchos ejercicios de PNL que sirven para modificar creencias. Puedes ver muchos de ellos en los programas de Ross Jeffries “Fear into Carisma” y “Psychic Influence” entre otros. Es lo que se conoce como rituales de magia. También están las afirmaciones, frases que introducen nuevas creencias. Las frases que te propongo que repitas después de meditar son afirmaciones.

Estos son los recursos que puedes usar antes de sentirte con fuerzas para probar cosas nuevas en el campo. Pero sin duda lo más potente para cambiar creencias limitantes es actuar. Así que prepárate para empezar a decir a las tías “bonito culo”. Las experiencias son más potentes que las ideas, porque cambian nuestro estado emocional, dando lugar a un cambio en nuestra manera de ver las cosas. Las ideas se internalizan más rápido cuando son introducidas a través de emociones fuertes. ¿Y qué más fuerte que lanzarte y decir cosas que no habías dicho antes? Aprenderás a lidiar con la adrenalina y le cogerás el gusto a lanzarte a la aventura. Es por eso que siempre digo que el sargeo es como una aventura de las películas de Indiana Jones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>